Archive for Comienzos

En Cork

Bueno, como habréis imaginado, ya estoy en Cork.

La segunda ciudad de la República de Irlanda pero la tercera de la isla (Belfast, de Irlanda del Norte, es más grande). Tiene una población cercana a los 200.000 habitantes. Una ciudad bastante más pequeña, pues, que la capital Dublín, y por consiguiente, mucho más manejable.

Respondiendo a Pelocha, pues me vine porque el trabajo en Dublín era temporal y el que he conseguido en Cork es permanent (fijo) desde el inicio. Además, digamos que Dublín no era la ciudad de mis sueños que digamos.

Dicen que es más barata que la capital. Bien, lo es, pero tampoco es para tirar cohetes. Aunque tiene un par de grandes ventajas: La primera es que es una ciudad más limpia que Dublín, cosa poco difícil de superar, oigan; y la segunda es el bajón de knackers, apenas hay y se va mucho más a gusto por la ciudad, así como que es bastante más segura.

Ahora tocará cambiar título, porque ya no soy Un Zaragozano En Dublín, sino en Cork, así que pronto se modificará. Si alguien sabe cómo hacer para modificarlo directamente…
Ya os avisaré de los cambios.

PD: disculpad el retraso, muchas cosas que hacer durante estos primeros días.

Comments (6) »

Un zaragozano en…

… Cork.

 

Próximamente en este blog.

Comments (4) »

Las party-house

Ayer asistí a mi primera “party-house” (fiesta en casa) en Dublín.
Son bastante comunes no sólo en la capital irlandesa, sino ya en toda la isla. Por lo general el dueño o inquilino del piso invita a sus amigos y estos llevan a más gente.  A veces la cosa puede descontrolarse, aunque no es lo normal ni mucho menos.
Debido a que la bebida es bastante cara en Irlanda, el anfitrión pone sólo el lugar y la música. Luego el bebercio se lo trae cada uno de su casa, y si se quiere compartir, pues bien.  Por supuesto que siempre hay mucho jeta que nunca lleva bebida, por eso los que la llevan siempre tienen cuidado de no se aproveche la gente.

Este tipo de fiestas puede o bien empezar cuando cierran los bares entorno a las 3 de la mañana, o ya directamente desde el principio de la noche, esto es como en todos los lados, no es específico de Irlanda.
Por supuesto los españoles son muy asiduos a este tipo de eventos.

Se han creado unos “negocios” que proveen bebida a las party-house, publicitándose en bares y esperando la llamada que diga: “queremos X cervezas y una botella de ron“, por ejemplo. Lógicamente el precio no es el más barato, pero para la hora que es y para que te lo lleven a casa, mucha gente está dispuesta a pagar el coste.

El problema de las party-house es cuando al anfitrión se la suda el ruido, o cuando se descontrolan. Entonces empiezan los problemas con el vecindario, muy lógicamente.
Me llegaron a contar de un caso en que a una chica la echaron sus propios compañeros de piso porque digamos que el respeto se lo dejó en su país de origen.

Comments (4) »

El Certificado de Impuestos

En Irlanda, a pesar de que no hay Seguridad Social pública sino seguros médicos privados, la cotización del salario ronda entorno al 20 %, tampoco varía mucho a la de España.
Lo sorprendente es que cuando vas a empezar un trabajo, tienes que solicitar tu “Certificado de Impuestos“, puesto que sin ése código / número, ¡la cotización asciende a nada más y nada menos que al 41%!
Independientemente sea tu primer curro en Irlanda (compilando el formulario A12), o hayas cambiado de trabajo (solicitando tu P45 creo), tienes que proveerlo.

Tampoco hay que asustarse mucho porque independientemente cuando presentes a tu pagador tu Certificado de Impuestos, luego te devuelven todo aquello que te han cobrado de más.
Es decir, si presentas tu Certificado para el 2º mes, en el primero habrás cobrado el 59 %, pero en el segundo cobrarás ya normal, y te devolverán ése 20% que te habían “retenido” de la retención primera (uf qué lío).

Comments (2) »

PPS Number

Podría decir que el PPS No. (Personal Public Service Number) es en Irlanda lo que el Número de la Seguridad Social en España.
Teniendo este número y habiendo encontrado ya piso, prácticamente se puede decir que eres un 100% legal en Irlanda, si bien es cierto que muchas veces aquí lo que piden no es tanto el contrato de alquiler sino alguna factura de electricidad, gas, internet…
Es bastante curioso (y engorroso) el orden que hay que seguir para hacerse con todos los papeleos y legalidades necesarios para empezar una vida en Irlanda:
– Conseguir piso.
– Sacarte el PPS Number.
– Tener cuenta bancaria.
– Poder contratar la electricidad, internet, etc.

Aunque siempre puedes avanzar algo con algún truquillo que otro. También hay sinsentidos, como por ejemplo que para abrirte la cuenta te piden alguna factura ya pagada, pero para poder pagar alguna factura, tienes que tener cuenta bancaria, esto es como el “qué fue antes: el huevo o la gallina“.

Comments (2) »

First step: la búsqueda de piso

Parece ser que si quieres instalarte en Irlanda, nada empieza a funcionar hasta que encuentras piso o casa.
Por qué os preguntaréis. Pues porque sin tener una residencia (bueno, también sirve un contrato de trabajo previamente conseguido antes de llegar, cosa complicada), no puedes conseguir el PPS Number (Personal Public Service Number), o dicho en castellano, tu número de la Seguridad Social irlandesa.
Una vez conseguido éste ya puedes abrirte cuenta, encontrar mucho más fácilmente curro… pero eso no entra en el capítulo de hoy.

Para encontrar piso ya no sólo en Dublín, sino en Irlanda, existe un Dios: Daft.
Daft es una página de internet que digamos centraliza la inmensísima mayoría de pisos que se alquilan bien para compartir o bien para ti solito. Absolutamente recomendable.
Ya habíamos estado “cotilleando” la página antes de aterrizar en la isla, pero foros y el boca a boca nos recomendaron empezar seriamente la búsqueda al llegar.
Así hicimos, y durante los 3 primeros días no hicimos otra cosa que buscar pisos, llamar por teléfono y planificar visitas. Aunque él ir de un lado para otro a todas horas pasó factura a nuestro equilibrio alimenticio, esos días basado en fast-food y cafés.
El martes visitamos los 2 primeros pisos: el primero estaba bastante bien, 2 habitaciones, sin compartir, pero estaba entre 45 minutos y 1 hora andando del centro. Debido a que con el 2º del día también nos pegamos la pateada padre, y visto que los precios eran prácticamente iguales entre las zonas alejadas del centro y el propio centro, empezamos a restringir las búsqueda al centro, así lo poco de más que costaba el alquiler nos lo ahorraríamos en transporte, aparte de que el centro está conectado con todo, y lo que no es el centro, si tienes suerte no tienes que hacer transbordos.
El 2º día visitamos más pisos, no sólo 2, pero al llegar a casa nos dimos cuenta de que los mejores pisos eran los pisos para compartir, aparte de que eran los que tenían la televisión (que siempre viene bien para perfeccionar inglés y tener compañía) y la mayoría ya tenían internet.
Al final vimos que si los futuros compañeros son majos casi todo serían ventajas, además para la primera época de aprender y perfeccionar inglés, compartir ayuda muchísimo.
Con estas premisas, nos enfrentábamos a una jornada maratoniana de pisos: planeados había 8, aunque al final por diversos motivos visitamos sólo 5.
El penúltimo era genial, un precio moderado, en el mismo centro, para nosotros solos y el piso estaba francamente bien (y bien equipado). Gran problema, pedían innumerables referencias:
– El PPS Number, que todavía no lo teníamos (un problema).
– Referencias de nuestro último casero (un poco difícil siendo nuestro primer alquiler en Irlanda).
– Referencias del trabajo (un poco difícil sin él).
– Número de banco y aval de 3 meses (sin PPS, no hay cuenta, sin cuenta, chungo para las referencias).
Así que probablemente se quedarían el piso una pareja de italianos que también lo visitaron conjuntamente con nosotros (nos habían citado al mismo tiempo).

Un poco desilusionados íbamos al último piso del día, era para compartir, pero ahí llegó la luz, la maravillosa luz. En un barrio (Spencer Dock) en construcción, un piso a estrenar, con muebles de design (cool!). ¿Había gato encerrado? Pues parece ser que no.
Además los chicos con los que compartiremos son también una pareja, de brasileños, muy tranquilos y aparentemente muy agradables y sociables, seguro que nos llevaremos bien.

Hoy lunes, después de 3 días esperando, el piso por fin estará completamente listo, equipado y amueblado y así podremos mudarnos ya (hay unas ganas de deshacer las maletas…).

Comments (1) »

Un viaje movidito

Sin duda alguna, el viaje más ajetreado de mi vida! (Hasta ahora)
Un recorrido Zaragoza – Madrid – Dublín que tardamos en hacerlo en algo más de 7 horas. Habíamos comprado los billetes del AVE hacía tiempo, por lo que la tarifa Web nos vino de perlas. Y el vuelo con la compañía Low Cost Ryanair (muy mala elección para cuando se va con muchas maletas).
El planning era el siguiente:
13:30. Acudir a la Estación Delicias de Zaragoza.
14:30 – 16:00. Viaje en AVE.
16.00 – 16.30. Tiempo planificado para la llegada a Barajas.
16.30 – 18.30. Tiempo más que suficiente para: pagar la 4ª maleta que llevábamos (habíamos pagado sólo para 3), facturar, y estar esperando el embarque.
18.30 – 21.00. Vuelo (llegada hora local a las 20:00).
20.30 (hora local). Llegada a la casa de acogida.

Todo parecía ir bien hasta cuando el taxista que nos dejó en Barajas (por cierto, bastante simpático), al cerrar el maletero, se pilló el dedo y le empezó a sangrar. Ahí cambió todo.
A la hora de facturar… la ecatombe!! Resultó que entendimos mal la política de equipaje, son 15 kg por persona y no por maleta. La crujida que nos metieron por el exceso de equipaje fue bestial, dolorosa. El trabajador incluso nos hizo una buena rebaja porque de verdad, nos vio sufrir cuando nos dijo el precio a pagar de más.
¿Pero qué íbamos a hacer nosotros, de Zaragoza, en Madrid, con maletas de más? No teníamos tiempo para llamar a nadie, aparte de que tampoco conocemos a mucha gente en la capital, y la consigna por supuesto no sirve para guardar maletas por 3 € durante un par de meses (mínimo). Así que ajo y agua, paguen ustedes (por cierto, la 4ª maleta que teníamos que pagar nos la condonó).
Menos mal que tampoco nos pesaron el equipaje de mano.

Al pasar por el control de seguridad, curiosidades de la vida, resulta que mi compañera de aventura llevaba una botella de agua y otra de zumo. La de agua se la quitaron, pasó la de zumo. Vaya mierda de seguridad.
Resumen: lo de los líquidos está, aún más claro si cabe, que es sólo por negocios.
Yo perdí el billete de avión en la cinta. Menos mal que al rato un segurata lo vio, dijo el nombre del pasajero en voz alta, y me tranquilicé un poco.

El resto iba pasando bien hasta la llegada a Dublín. Ninguna turbulencia durante 2 horas, pero en el aterrizaje llegaron todas juntas. Mucho viento, el vuelo cayó algunos metros de sopetón, e incluso estando cerca de contactar con tierra el avión seguía zarandeándose. Más de uno iba acojonado. Yo, intranquilo, pero siempre tengo esa confianza en el piloto (si no…).

En la recogida del equipaje, como la pata de mi maleta más grande estaba rota, me acerqué al mostrador de atención al cliente de Ryanair. Pensaba que me iban a mandar a la mierda o darme una mini propinilla, pero no, después de mentir sobre el precio (por lo alto) y la antigüedad de la maleta (de 5 años pasó a tener 1), me dieron otra del mismo tamaño!!! Al menos el escozor del sobreequipaje se alivió un poco.
Seamos sinceros, la pata de la maleta no se había roto en el viaje, llevaba tiempos así, pero qué queréis, tenía ganas de joder a Ryanair (y lo volveré a hacer).

Ya por fin llegamos, cielos nubosos pero sin lluvia.
Un inicio movidito de la aventura.

Comments (6) »